"Quiero jugar con todo mi potencial"

La Disfunción Eréctil, a veces mal llamada Impotencia, es la dificultad para lograr o  para mantener la erección durante las relaciones sexuales, especialmente en el momento del coito.

Se podría decir que queremos jugar, pero el pene no responde como quisiéramos y nos boicotea en el momento menos adecuado. 

Las causas de este boicot son múltiples, aunque las más comunes suelen ser las psicológicas: Alta auto exigencia, elevados niveles de preocupación y estrés, inseguridades y ansiedad suelen estar detrás de la gran mayoría de casos. La repetición de episodios sin erección aumenta el malestar de la persona afectada, que puede llegar a sentirse culpable y acabar evitando las relaciones sexuales.

Para intervenir de una forma adecuada, es imprescindible realizar una evaluación específica y detallada de cada caso, tomar consciencia de las causas, de esta forma, llevar a cabo el tratamiento más adecuado para revertir la situación. En los casos de disfunción eréctil, es muy recomendable, siempre que sea posible, la colaboración de la pareja.

El tratamiento de la disfuncion eréctil es una oportunidad para el crecimiento sexual de la persona y de la pareja.