"Quiero jugar hasta que yo quiera"

Se denomina eyaculación precoz a la dificultad para controlar el momento de la eyaculación, produciéndose ésta antes de lo deseado.

La persona siente que los encuentros sexuales son excesivamente cortos, y el hecho de no dar tiempo suficiente a la pareja para que disfrute, puede llevar al sentimiento de culpabilidad.

Esta es una dificultad muy común en la actualidad dónde el hombre se suele cargar de la responsabilidad de dar placer a su pareja. Si esta situación se prolonga en el tiempo se puede perder el interés por los encuentros sexuales.

Cada caso es único y particular. Para intervenir de una forma adecuada, es imprescindible realizar una evaluación específica y detallada. Es muy recomendable, siempre que sea posible, la colaboración de la pareja

El tratamiento de la eyaculación precoz es una oportunidad para el crecimiento sexual de la persona y de la pareja.