"Hagamos para que esto funcione"

Las relaciones de pareja comienzan desde la ilusión y la expectativa de que, si hay amor y buenas intenciones, todo va a ir bien. Pero la realidad nos demuestra que, sólo con el amor, no basta.

Cada pareja tiene su propia evolución y, a través del tiempo, se producen cambios a los que no siempre nos ajustamos de forma correcta.

Los problemas pueden presentarse en forma de celos, discusiones, infidelidad, dificultad en las relaciones sexuales, cansancio, alejamiento, dependencia emocional, etc.

Muchas de estas circunstancias se pueden revertir con ayuda profesional, abriendo nuevos canales que propicien el acercamiento y la comunicación. Se trata de encontrarnos a nosotros mismos en la relación pareja.

Para intervenir de una forma adecuada, es imprescindible realizar una evaluación específica y detallada de cada caso.